jueves, 25 de abril de 2013

Más que rabia, tristeza

Pues ya es oficial, no hay dinero. El jueves pasado me llamó el director a su despacho para decírmelo. En Niedersachsen las BBS (el tipo de escuelas en el que yo trabajo) reciben un presupuesto anual y tienen que administrarlo. De ese presupuesto sale, entre otras cosas, el sueldo de los profesores (no sé si el de todos, pero sí al menos el de los que no somos funcionarios). Así que en noviembre, cuando vuelva la otra profesora de español de su baja de maternidad, tendré que decir adiós a mi escuela.
Pero me puedo considerar afortunado. Mi contrato no es con la escuela, sino con el ministerio, así que durante el curso que viene sí tengo trabajo. El director mismo se ocupó de buscar otra BBS en la ciudad que necesitara un profesor de español a partir de noviembre y allí trabajaré, por lo menos hasta final de curso.

"Me encanta mi escuela, me siento fenomenal con todos: con los compañeros, con los alumnos, con el equipo directivo, con todos. Y soy consciente de la suerte que tengo. Algunos de los que están aquí con el programa no tienen esa suerte y están muy enfadados. Sin embargo, no es rabia lo que yo siento, sino tristeza. Estrechar lazos, formar relaciones, conocer a gente de la que sabía que tenía que despedirme, pero de la que no esperaba tener que despedirme tan pronto. Y ahora toca hacer de nuevo el petate; no iré lejos, me quedo en Osna, pero me toca conocer a nuevos compañeros y nuevos alumnos que me van a dejar más bien frío (algo más de medio curso tampoco da para tanto). Me toca cambiar a las psicólogas y auxiliares de enfermería por informáticos y mecatrónicos. Y me planteo muchas cosas. Quizá demasiadas. Me pregunto ¿de verdad merece la pena? ¿de verdad me compensa perderme a mis sobrinos? (...) Es cierto que España me es cada vez más ajena, que cada vez tiene menos sentido volver, pero también tiene menos sentido quedarse aquí.

Alemania me ha dado mucho, me ha dado conocimientos, me ha dado experiencia, me ha dado independencia, pero sobre todo me ha dado a gente que me ha hecho cambiar para mejor (estando aquí, pero también en la distancia). La posibilidad de la Annerkenung está ahí, pero después de todo este tiempo quizá vaya siendo hora de volver a las raíces, quizá vaya siendo hora de echar de menos Alemania."
                                                                                                                                                                       

Lo que está entre comillas lo escribí ayer durante un claustro soporífero en el que básicamente nos informaron que la escuela está en números más que rojos y que prácticamente a todos los que no somos funcionarios no nos renuevan el contrato el año que viene. Todo lo que hay encima de la raya es una entrada que escribí ayer pero que al final decidí no publicar (sí, también hay entradas que escribo, pero no publico). Pero hoy he leído los periódicos y, después de ponerme de muy mala leche, he decidido publicarla. Evidentemente no me ha puesto de mala leche el partido de ayer (que me la trae más bien floja), sino otra noticia que ya conoceréis la mayoría. Así que toca seguir con el Zigeunerlebenstil que llevo desde hace unos cuantos añitos... pero cada vez más a mi pesar.

PD: Por mi salud mental, avisadme el día antes de que salga la próxima Encuesta de Población Activa. Es para no leer los periódicos.

6 comentarios:

Turzi dijo...

¡¡¡Mucho ánimo, señor Rísquez!!!
Hay que ser positivos, y usted siempre lo ha sido.
Además, piense que el paro es una de las pocas cosas en las que España es líder. ;-)
En serio, le entiendo perfectamente, pero ya sabe usted hay muchas posibilidades para quienes, como usted, tienen espíritu aventurero. A mí me tocó ayer despedirme de las alumnas y de la escuela. Ahora, de vuelta (durante un tiempo) y a esperar y a seguir intentando otras cosas...
Un fuerte abrazo desde un Moscú que ya empiezo a ver por el retrovisor.

mortiziia dijo...

Herr Rísquez, seré muy breve y muy brutal: VUÉLVE YA a España. En cuanto termine el curso. No esperes a que te busquen otra escuela. Tú SÍ vas a encontrar trabajo en España en colegios privados. Deja de sufrir, el extranjero te ha dado mucho pero asúmelo, quieres estar en España, aprovecha lo que Alemania te ha dado para encontrar tu sitio en tu país antes de que la cuarentena se te venga encima y te des cuenta de que te has pasado toda la juventud de agonía en agonía por estar fuera. Porque estas entradas aparecen cada dos por tres en el blog, y seguro que aparecen con mayor frecuencia aún en tu cabeza.

mortiziia dijo...

VUÉLVE no, VUÉLVETE, que el teléfono es muy traicionero.

afra dijo...

Turzi, es verdad, ya es que ni en el fútbol ganamos, eso sí, a tasa de paro no nos gana nadie :-P Al final Moscú no fue para dos años y lo mismo nos vemos antes de lo que esperábamos ;)

Morti, tienes toda la razón del mundo. Ya he actualizado el curriculum. Me da que voy a acabar el contrato aquí, pero ya me estoy organizando para buscar trabajo en España (y seguramente, entonces las entradas serán de cuantísimo echo de menos Alemania :-P )

Anónimo dijo...

Ánimo Antonio!!!!!!!!!! yo pienso que donde quieras estás antes o después encontrarás trabajo!!! eres todo un profesional!! besillos Laiza

afra dijo...

Muchas gracias por los ánimos. en realidad a mí me dura el bajón lo que tardo en escribir una entrada del blog. Ya estoy más animado.